Viajes a Puerto Rico | caribe

Perfumado por cerdo asado a fuego lento y brisas marinas, y coloreado por una historia de capa y espada, este popurrí bañado por el sol de influencias españolas y estadounidenses es una fusión de delicias y experiencias caribeñas.

Playas del Caribe

Puerto Rico inspira los sueños caribeños por una buena razón: puede satisfacer tanto al vagabundo de la playa letárgico como al surfista de olas grandes en ciernes, todo en un fin de semana largo. Sus arrecifes de coral albergan una gran cantidad de peces fantásticos y las costas brillan como perlas trituradas. En algunas playas tendrás mucha compañía. En otros lugares como Vieques o Cabo Rojo, es posible que tenga algunas de las mejores extensiones de arena del mundo para usted. Si las arenas que bordean la isla te tientan a quedarte, puedes optar por complejos turísticos importantes o casas de huéspedes independientes para ver esos atardeceres junto al mar desde tu habitación.

Vibración cultural

La cultura de la isla es de tipo visceral. Tendrá que buscarlo más allá de las torres de condominios y las carreteras congestionadas, y a veces parece que Puerto Rico no desea mostrar a los forasteros su magnitud cultural. Entonces, de repente, lo olerás en el humo que surge de lechoneras (restaurantes especializados en cochinillo), o escúchalo en los embriagadores golpes de salsa. Lo verá mientras la luz del sol brilla en las plantaciones de café o en los museos que celebran todo, desde la revolución fallida hasta la pintura clásica europea. Las tradiciones puertorriqueñas han sido moldeadas por generaciones de síntesis cultural, celebración y retroceso, y hoy emerge como vívida e indomable.

Artículo similar:  Se han visto jirafas enanas en Uganda y Namibia

Pasando la historia

El presente de Puerto Rico parece relajado, pero su pasado rebosa de cañonazos y colonización, represión y revuelta. Desde las fortalezas de San Juan, arrasadas por el asedio, hasta las desmoronadas refinerías de azúcar de la costa sur que alguna vez impulsaron la economía de la isla, el tumulto de la historia de San Juan está presente en todas partes. Los colonizadores europeos construyeron plazas ornamentadas en las ciudades portuarias, mientras que los revolucionarios políticos planeaban una rebelión en los pueblos de las montañas. Los entusiastas de la historia pueden pasear por las ruinas taínas precoloniales o las haciendas cafeteras. Incluso si su interés es escaso, es difícil no sumergirse en la tempestuosa historia de Puerto Rico en el Viejo San Juan, donde aún resuenan atractivos ecos de tiempos pasados, de colonos y revolucionarios, contrabandistas y espadachines.

Emociones del bosque

Incluso aquellos que se quedan en la costa no pueden escapar de la seductora sombra de los densos bosques de Puerto Rico, ya que los laberintos de manglares anudados crean reservas de vida silvestre cruciales en la costa y el brillo verde de las colinas boscosas del interior rara vez se pierde de vista.

El denso follaje de la isla invita a un misterio perpetuo para cubrirla, mientras las ranas coquíes cantan entre helechos arborescentes gigantes y las raíces reducen los llamados caminos a escombros. Los bosques aquí son de importancia internacional, como El Yunque, el único bosque tropical lluvioso de los Estados Unidos. Un viaje hacia ellos garantiza despertar al aventurero que lleva dentro.

Artículo similar:  Los 10 lugares más bellos del mundo para ver los colores del otoño - ANacional Viajar por el mundo